miércoles, 14 de noviembre de 2018

Empieza, Tu tiempo...


La madruga cuando se descalza, se clavan alfileres, sobre el alma del tiempo descubriendo la senda de la memoria. Espigas que nacen al borde de las veredas del pensamiento, rasgando a manera de dagas los recovecos donde se proyectan las alargadas sombras de la nostalgia. Desde el celeste del verano al azul del invierno, el sol dibuja el dolor de la ciudad en sus gozos. Gestos y olores que te llevan por los tiempos describiendo los momentos.

 Pasear por la antigua Hispalis haciendo reclamo del asombro, porque lo contemplas de nuevo. De nuevo y diferente, ya que no tiene el mismo bálsamo con 20 años que con 30…y menos con 50. En esta ciudad es un reclamo albedriado, compungen en descubrir la confabulación, de lo sencillo. Subir a lo alto de la ciudad y divisarla con vista de águila, derrochando todo el amor que sientes o paseando por cualquier callejón, mientras escuchas el susurro del agua en cualquier fuente casa patio. Un traje de gitana con sus rosas abiertas caminando hasta volver y la brisa otoñal nos trae recuerdos primaverales, despidiendo el tiempo de glorias con el abrigo de la sonrisa.


Aquí por la provocación de la pasión provocada hace eterno lo bello, hace que sepas enhebrar con hilo y dedal la más bella costura de los sabores, que quizás hasta el menos paladeado, sienta la necesidad de seguir bebiendo de esta pócima. Unidos en el desconsuelo –que es una de las grandes premisas para vivir la emoción de esta tierra- suscribiendo el contrato emocional que nos vinculaba al privilegio de sentir como si todo fuese un sueño.
Todo empieza contigo Amargura. ¿Cómo quieres que te llame?. Amargura o Amarguras.

Hasta el mismo Font de Anta se lo preguntaba cada día con su marcha que cumple en este ciclo 100 años. Y como pasa el tiempo. Te sigo agasajando…pero no me has contestado. ¿Amargura o Amarguras? Desde los nazarenos pobres que vistieron de ricos, hasta los ricos que se habitaban de pobres en su cofradía para hacer penitencia. Como cambio tu hermandad José Prados, que de alegre a silenciosa… y lo demás de “Silencio Blanco” es de Julio Vera.

A finales de noviembre cuando las glorias se acaban y todo es luto. Empieza tu besamanos Amargura. Contigo el ciclo concluye y se renueva. Haces relámpago en la ciudad para traernos Esperanza. Que justo un mes después bajaran a suelo sevillano para expresarlo. Mientras el Baratillo en su capilla siempre pone su fecha por el mundo taurino en acción de gracia. Sera el 28 de noviembre a las 20 horas. Tambien en este compas de espera, Morante de la Puebla deja entrever que la próxima temporada estará de nuevo en Sevilla, en esta ocasión 3 veces. Una en resurrección, otra en Feria de Sevlla y la ultima en Feria San Miguel. Precisamente acaba de regalar a la Virgen de la Caridad del barrio del Arenal un traje de luces que ya funde su cintura como saya. De color verde botella oscuro y oro.

 El traje le valio para una tarde importante en Sevilla en la cual corto dos orejas a un toro de Nuñez, ese mismo día, de aquella noche, dejó el vestido de torear que lució la tarde del triunfo a los pies de la Virgen de la Caridad. Regaló hasta la silla de enea donde estaba colocado el terno.


Silla de enea donde se para el tiempo, donde se expresa la plenitud de la vida, formulando los ritos, costumbres y tradiciones. Cuanta magia desprende una silla de enea, cuanto duende. Tú eres tan sevillana, silla, silla de enea, que sin ti no habría tal gracia por abril en las casetas. Que acaba Semana Santa y te llevan a la Feria. Y que la Feria se acaba y en el Rocío te encuentras, y en la noche del camino suena un quejio, cuando paran las carretas y las hogueras se encienden. Hay quien te coge de mil maneras y otros tantos que se sientan de tan viles maneras y tu mientras tanto guardas los secretos de los intimos círculos que  te cierran.


En definitiva todo empieza contigo Amargura. Todo. Mientras me sentare en una silla de enea para esperarte como es habitual en tu día, y posterior a ti, buscare atravesar las lindes de tus entrañas donde se impulsan los sueños. En el tránsito de mis remembranzas, en este pesado camino que se traza en mi razón, se me cruzan los sentidos y me pierdo. El afilado dolor hecho espiga vuelve, siempre vuelve y  va traspasando la desnudez de mis efusiones, esos cuchillos sesgados, y las agujas alzándose a mis lados, fortalecen mis presagios, engrandece mi tristeza. 

Es el recuerdo varado, como cuando se para el paso palio,  ¿has analizado todos los detalles cuando se para un palio y mientras esta "arriao" ? es el ancla que me fija al destino, buscando tu cara Esperanza, la consciencia de haber vivido y la certeza de encontrar una razón de existir, como ellos la encontraron. Vuelvo sobre mis pies. Oigo la voz del tiempo asolando mi razón. Regresa la luz tiniebla y se instala la emoción. Hay un crujir de maderas, un ímpetu, un clamor. Siempre una silla de enea, donde me siento, una algarabía nueva. Ayer regresé al barrio donde vive prisionero mis recuerdos, el tiempo de mi juventud. Solo quedaba el silencio. Escucho unas palmas a compas y mil impactos que redoblan en despedidas. ¿me guardas el secreto? Con la palabra Silencio, tallado junto a una silla de madera y junco.


lunes, 5 de noviembre de 2018

November, rigor mortis


Brotan las campanas al aire, rompiendo el silencio y azul cielo, umbral de flores rozan tu voz, agua de la fuente corre por el callejón, brota la sonrisa y la herida reposa un parvo su dolencia. Así errar, cualquier rincón de Sevilla. Elección poética si lo hace en esos clásicos recovecos donde sigue soñando la magia, llegar…¿quién piensa? …caminar es lo que importa.

Mes de Don Juan Tenorio, luto y rigor mortis. Mes para recordar la libertad. Pues incluso el luto que visten nuestras dolorosas Sevillanas, se visten también, por las pérdidas de las mismas. Cuando en el pasado siglo fueron incineradas por diferentes índoles. 26 de febrero de 1973 la Virgen del Patrocinio, hdad del Cachorro se quemó fortuitamente y cuyas cenizas porta en el interior de la actual imagen. No tan fortuito fue el caso de la Virgen de la Hiniesta en el año 1932 por causas de guerra política y que casi un siglo después estamos en los mismas formas, sin avanzar.

Ahora es él quien porta el testigo de la magia, de la gran responsabilidad de mantener viva la llama de la fantasía, en la creencia de que todo es posible desde la ilusión, en este mes tan sombrío que vive en los recuerdos. Creando libertad, rescate y dulzura. Porque eso les hará ser consecuentes en la razón, que el ensueño, de los momentos mejores del año, vendrá a consolidar el conocimiento y los acercará a la realidad del encantamiento. Así se viste noviembre de memorias  y que habrá historias que parecerán sueños y sueños que se hicieron realidad. Sabes que la magia va enraizando el espíritu, y llegara diciembre y su Esperanza que eleva las mismas cotas de  entelequia, hechos imposibles. El próximo 28 de noviembre misa en acción de gracias por el mundo taurino. Por todos los que se fueron y gratitud por el venidero. Comenzó el mes de los difuntos y las Vírgenes de Sevilla se visten de luto. A través de las redes sociales, las hermandades han ido publicando imágenes con sus dolorosas para estos días de noviembre. Y siempre en el recuerdo la muerte de Joselito el Gallo hizo que la Macarena se vistiera así por primera vez de azabache por la muerte de una persona tan afamada. También se vistió cuando falleció Juan Manuel Rodríguez Ojeda o José Luis de Pablo Romero. A partir de entonces, las hermandades sevillanas han convertido en tradición esta forma de vestir a las Vírgenes en noviembre.
Pobre cuerpo dolorido, triste alma lacerada, la voluntad muerta en la noche y en el día sin gloria que responda. Vírgenes Sevillanas que en cada Iglesia o templo hacinan ascuas de creyentes, para dar calor a este tiempo. Por momentos arrebatando esas quimeras, que muy dentro del ser también arden con la misma intensidad dañando sus cuarteles de invierno, pues habrá más mundo que la fantasía, es la crueldad del destino en unos ojos irradiando el pesar. Dolorosa de luto no permitas que sea mancillado el universo donde crecen las quimeras, donde las fábulas van escribiendo una historia, donde los mitos recitan versos sobre estrellas que designan caminos y encuentros.


Es tiempo de una luz diferente. Por todos los que se fueron. El viento va repartiendo la fría brisa en frescos sorbetes, pregonando al azahar, secretos del sol poniente. Alfarera memoria que te trae remembranzas, converso en tu sentir. Soledad de estación. Es el peso. ¿Pero y el tiempo? ¿Cuánto dura la eternidad? ¿Cómo se mide la felicidad? ¿Cómo se calcula? El tiempo es una mentira que se manifiesta de maneras extremas en estos días negros, que nos hace vencer o morir en la contemplación o en la espera. El tiempo es un fogonazo en la grandeza del universo o una eternidad en el dolor.

Es tiempo de una luz diferente. Siéntate en el abrigo del invierno y camina hasta donde doblan las campanas. Seguro que allí te espera los contraste de Sevilla, mientras suena los acordes de alguna vieja marcha. Por ejemplo…solea dame la mano.