domingo, 27 de marzo de 2016

Entregado Talavante



Real Maestranza de Sevilla 
Domingo de Resurreccion.
27 de marzo del 2016

Se lidiaron seis toros de Domingo Hernandez y uno -sobrero- de Garcigrande. Bien presentados y en general faltos de fuerza.

Morante de la Puebla, purisima y azabache silencio y división de opiniones tras tres avisos devolviendo el toro.
José María Manzanares,rojo sangre y oro con remates blancos, silencio y silencio.
Alejandro Talavante, azul real y oro con remates blancos, oreja y ovación tras aviso.

Lleno de 'No hay billetes'. En cuadrillas saludaron Rafael Rosa y Luis Blázquez. En la enfermería fue atendido Antonio Jiménez Jiménez 'Lili' de herida de asta de toro en cara interna del muslo izquierdo que provoca desgarro de unos 15 centímetros de músculo vasto interno diseccionando y lesionando vena safena interna. Se practica ligadura de safena, reparación muscular. Pronóstico grave.

Morante de la Puebla dijo NO y con gesto airoso dejo a su segundo toro sin matar en el ruedo después de sonar los tres avisos, algo inaudito y nunca visto en esta plaza. Repetidos descabellos que llego a utilizar algo mas de una docena, sin suerte, ni el hacia por tenerla. Aun así dejo detalles de su magia. Cara y cruz de sus formas para entender la Tauromaquia.
El triunfador de la tarde fue Talavante que se desfondo en el empeño por dejar su toreo, valor y una entrega de compromiso con la cita dominical.
Manzanares paso sin pena, ni gloria, quizás, como si la película no fuera con el.

Morante en su lote anduvo bien con la capa en ambos toros, especial en un quite y dejando dos medias de su sello de esas que hacen parar el tiempo. Con la muleta en el primero, sin fuerzas su oponente, no tuvo muchas opciones. En el segundo de su tarde le sonó "Suspiros de España" en una faena con la franela donde al natural brillo en especial, trazando buenos muletazos. 

Manzanares destacar en su primero un par de series con la mano derecha. En el ultimo de su lote no tuvo mucha fortuna ante un oponente que estaba loco por rajarse y sin mucha fuerza. Jose Mari lo intento en los medios sin mucha suerte con ambas manos.

Alejandro Talavante fue voluntarioso, serio y firme en su tarde. Calentó los tendidos con sus sentidos brindis, recibiendo a sus toros con la muleta en los medios. En el ultimo toro de su tarde, no tuvo mucha fortuna por la condición del animal, alque le intento hacer faena desde los medios. En el primero de sus toros con el famoso "cartucho de pescao" guiño al toreo sevillano brillo al natural y le receto un pase cambiado por la espalda, trincherillas y el pase de desprecio despues de varias series muy interesantes. Incluso estuvo voluntarioso en los quites con la capa destacando lances a pies juntos y gaoneras, a los que le apretó los machos por su actitud de triunfo. Algo de lo que se deberían de haber alimentado sus compañeros de cartel.


miércoles, 9 de marzo de 2016

Empieza la musica

Atentos! que empieza la música! atentos! que los sonidos van desvaneciendo el ritmo del momento.
Ha llegado la hora. Y todo será sonido. Esa música que te da estos días para describir lo que estas interpretando.

Sevilla tiene un color especial, de eso no hay duda, pero que tiene una música especial siempre se ha de recordar.

La fusión del cante proveniente del árabe hasta nuestro días, la luz diferente e interpretada por nosotros, el silencio, la ovación, esos sonidos captados por el receptor que interpreta mundos de nostalgia, admirando un tiempo transformado en sinfonía de actos con sus notas musicales y manifestaciones que el verdadero protagonista es relegado en ocasiones al papel de actor secundario.

Como en otras facetas de la vida, la ceguera del momento hace olvidarnos del motivado don de elegir, escucharlo a tu manera o vivirlo y ello inspira a tomar vías las cuales aunque creamos alternativas distan mucho de la teoría que se intenta poner en evidencia. El vértice de la cuaresma trae respuestas, que es el resultado de estos sonidos, como el cerrojo que abre la puerta del patio cuadrillas un domingo de Resurrección, la brisa trianera que acaricia el baratillo, el murmullo de la gente, el racheo de un costalero, el sonido de una bambalina, los golpes del martillo que acaricia un capataz,  mientras la fuente de luz que invade la ciudad sigue descargando su intensidad que hace poner sello a lo que hablamos.

 Incluso esa luz, también es la luna, que hace intima la Sevilla barroca que siempre amamos, porque hasta el reflejo de sus sombras es música.

El trote del toro es música, mas los filos de su miedo también lo interpretan, que hace de coro al banderillero que lo cita. El arrastre de muleta de un diestro es sonido de gloria y con gran encaje  si es al natural. E incluso una media, saliendo con andares toreros llenos de elegancia en un quite.

Busca los sonidos de tu música para grabarlos en tu corazón similar a cada año, pero quizás con diferente resultado. Cincélalo y moldea como si fueses un alfarero del antiguo arrabal en tu interior, para que se quede plasmado en tu haber un azulejo trianero, como bien lo hacia Jose Recio del Rivero.

Es tiempo de vivir los sonidos, como bien lo hizo Juan Manuel Rodríguez Ojeda al interpretar en su música interior el manto tisú que saldrá este año con la Macarena en la Madruga o Morante de la Puebla para diseñar un anuncio publicitario con la música que se hace aroma al recordar su sueño de niño que era torear en la Maestranza. Música mejicana que trae casa Toreros con el apoderamiento de Roca Rey y Rafa Serna entre otros tantos para elevar la elegancia del sonido del aficionado.

 Descifra las partituras que se hacen eco con los donantes de órganos gracias a la labor de Susana Herrera y el Doctor José Pérez Bernal en diferentes hermandades Sevillanas entre ellas hdad de La Cena colocando en su candeleria una vela que ilumine por ellos. Porque todos llevamos algo para interpretar como el mejor de los músicos componiendo su banda sonara soñada. Por tanto estamos en el compromiso de ayudar para que el mundo siga delirando con dilucidar diferentes notas musicales que le den brillo a su alma.