jueves, 21 de febrero de 2013

Talento y arte

En algunos períodos, cuando se presentan los carteles y más avanzada la temporada, los aficionados hacen quinielas de lo que puede deparar sus diferentes tardes, e intentan poner nombre y apellidos del talento y el arte. Analizan casi todo desgranando por tiempos “a priori” lo interesante.


Casi siempre y como en el futbol son los de primera línea ó jugadores de peso, por una larga trayectoria los nombrados, olvidándose de los entre hijos de la fiesta con esos “debutantes” en argot futbolístico y los que más gustan, los de “segunda línea”.

Aquí es donde me paro y analizo la situación. En muchísimos partidos, se decanta el resultado por esa segunda línea. Es el caso de Curro Díaz, como buen jugador de esa posición es perseverante, sosegado y dando empuje a ese equipo taurino para llegar al gol. Curro Díaz, cada vez que el artista de Linares logra la inspiración evoca la hechicería que en su día reprodujo grandes magos del balón, el cual se caracterizó por el tratamiento y los detalles, destacando los valores sensoriales, lo que podíamos llamar "jugadores de gran bagaje”. Hoy día nuestra querida Selección Española de Futbol, acaba de ganar un mundial y dos Eurocopa con ese estilo de juego. Dando prioridad a esos de “segunda línea” que amenizan y desatascan todas las situaciones.

En el torero jienense se da la paradoja de que su toreo más figurativo procede de su mano izquierda, consiguiendo un representando arte al natural, tal y como es, haciéndonos divagar en el pensamiento a este buen equipo de nuestro país que tantas alegrías nos da.

Por destacar lo que en cantidad ocurre en tanto y tantos partidos de futbol, cuando esos delanteros no dan con la tecla de introducir el balón dentro de la red, aparecen esos centrocampistas al estilo Curro Díaz, para hacer faena de mucho pellizco al toro, al cual cortó la única oreja de la tarde. Esto ocurrió hace dos años en nuestra querida plaza del Arenal por el mes de Septiembre. Los compañeros de esa tarde completaban el cartel: madrileño, Julián López 'El Juli' y el alicantino José María Manzanares, quienes se fueron finalmente de vacío.

Ya ven Ustedes que los buenos toreros centrocampistas deben tener: fuerza, inteligencia, arte, saber compensar y sincronizar, calidad con la musa de la versatilidad… para desatascar tardes de interés.

No hay comentarios: