viernes, 14 de octubre de 2011

¿para cuando?

Una vez terminada la temporada y recopilando imágenes para el recuerdo de todo el año vivido, voy encajonándolo en el archivo de la memoria, allí donde cogen polvo y telarañas las reminiscencias, para algún día librar y desempolvar cuando pasen lustro con mas lustro lo perpetuo hallado con palabras que nuestra generación vivió un sábado de pre-feria del 2011.
Todo ocurre con tres protagonistas que ya son historia viva de Sevilla y del presente-futuro de nuestra ciudad. Por un lado el toro “Arrojado” de la ganadería Núñez del Cuvillo, negro mulato de 500 kilos, astifino. Otra parte es José Maria Manzanares, matador de toros de familia torera, alicantino y con una estética innata. Y el ultimo y no por ello menos importante la ganadería en si, Núñez del Cuvillo con Joaquín Núñez a la cabeza y con las fincas gaditanas donde viven las reses “el lachar” y “el grullo” mas concreto donde se halla el libertado “arrojado”.
Si es verdad que la foto oficial, después de la devolución al corral de “Arrojado”, por el redondel de albero del barrio del Arenal fue de José Mari Manzanares y Álvaro Núñez, hijo del ganadero.
Esa estampa en pocas horas dio la vuelta al mundo, los dos saludando al tendido, dando la vuelta al ruedo, uno vestido de traje con chaqueta y el otro de celeste y oro.
Hay muchas imágenes buenas para el recuerdo en este año que sin duda ya están guardadas y cada uno a su estilo, de todo lo vivido taurinamente y al gusto del aficionado, pero sin duda hay un denominador común y hay estamos todos de acuerdo, en señalar el día del indulto.
Es hay donde me paro y antes de seguir la vorágine del día a día, pasar de pagina, enfocar una nueva temporada y continuar con el transcurso de la tauromaquia baratillera, solicito porque me gustaría ver como a cualquier aficionado, e insisto de manera tajante el reclamar a la entidad o entidades que repercuta dicha hazaña, el instaurar un monumento para recordar el día del indulto.
Me da igual si es el toro en si o con el matador Manzanares, ambos o solo el matador con impronta torera, si lo desean el ganadero de dicha aventura o por el contrario la imagen que dio la vuelta a la tierra, los dos caminando (José Mari y Álvaro) con ese gesto de gratitud por todo lo vivido. Son miles de perfiles de una misma tarde, pero que debemos de plasmar mas pronto que tarde.
Porque esperar… si es parte importante vivida en Sevilla, el aficionado que nos visita y al local, lo quiere percibir, recordar y fotografiar como parte de su fototeca para el recuerdo, contar batallitas de aquel día y poderlo señalar mientras lo cuenta.
Por otro lado ese pañuelo naranja del indulto, debería estar ya, en el museo taurino de la plaza como parte tangible del recuerdo. Acompañado de más detalles, quizás, de ese día, para el deleite del turista y de la propia empresa.
El sitio sin duda para levantar la talla es cerca de la Real Maestranza de Caballería Sevilla, como están: Juan Belmonte, Curro Romero, Manolo Vázquez, Pepe Luis y el mas alejado Chicuelo.
Pepe Luis y Manolo Vázquez se encuentran en frente de la puerta del Príncipe, al lado izquierdo de la puerta se halla Curro, cruzando el puente de Triana en la plaza del altozano mirando a la plaza de toros se localiza a Belmonte y mas alejado Chicuelo en la Alameda de Hércules.
Que busquen el sitio mas propicio, estudien todas sus formas y se realice lo mas original posible. Hay una generación deseosa de ver plasmado lo que ocurrió ese día 30 de abril 2011.

No hay comentarios: