lunes, 15 de abril de 2013

No hay proeza


Manzanares no logra el objetivo
Foto: Sandra Carbonero

Plaza de Toros Real Maestranza de Sevilla
Sevilla lloró la muerte de Dolores Aguirre.
lleno hasta la Bandera, en tarde muy calurosa.
Se lidiaron seis toros de distintas ganaderías. Por orden: Núñez del Cuvillo, Domingo Hernández, Victorino Martín, El Pilar, un sobrero de Juan Pedro Domecq y uno, el sexto, de Juan Pedro Domecq.

José María Manzanares, purisima y oro, ovación, silencio tras aviso, silencio, silencio, silencio y dos orejas.
Jose Mari paso sin pena ni gloria...bueno mas pena que gloria,  por la Real Maestranza. Quebradero de cabeza el que le ocasionó la encerrona, y eso que no eran de distintos encaste...eso si, distintas ganaderias.
No sabia como ponerse, ni que hacer. Se le vio mal, muy mal hasta el punto que no sabia como matar.
Se multiplico por el infinito el numero de pinchazos y descabellos en la tarde.
Y con un Victorino que no supo atacarle, solo dejando pasar el "chance" en el destino. y asi fue la tarde sin ver la mejor version del Alicantino.
En el sexto, Sevilla lo arropó y alentó con una firme ovacion, detalle que le valió a Manza para demostrar el agradecimiento y tras el amago de no querer y si intentarlo, se fue a puerta gayola. Pero el problema es que no le saliera, al chico alicantino del corazon, el intentar lucirse desde primera hora con la Sevilla de su Alma. Gran problema el suyo que lo arreglo con dos orejas en el ultimo.




No hay comentarios: