viernes, 23 de enero de 2015

Eternos retales...

Una ciudad que postura largos ritos y los envuelve como laberintos, como tallos enredados entre miles de candelabros, encendidos para iluminar a ¡sevilla! para herir! ¡Sevilla pa morir ¡ en una mañana de mil colores ó en la tarde hecha cielo que te apresa. Aquí te cuento esta chicota de palabras que se hace eterna levanta, regido por un camino de nazarenos que hacen sendero, mientras llora el pabilo de los sentimientos, esa mecha que consume nuestro fervor rancio.
La cuaresma es un camino que el Sevillano lo vive forjándose junto al leve compas de los siglos pasados que se difuminan en estos tiempos de forma irremediable en esta antigua ciudad Romana que siempre va conquistándonos desde cualquier plazoleta, convirtiendo el lugar capaz de enunciar la imaginación y fantasía como únicos medios de expresión a retales de maestría. Mientras la Giralda te regala un atardecer único, como promesa efímera, entonces todo te aturde cuando ese naranjo en flor te ensimisma con toda su brisa, embelesándote una madrugada abierta. Soy, lo reconozco, pedigüeño de tus sabores, quedando siempre queda, a girones, mi vida en esta tierra se queda.
El tiempo pasa inexorablemente y nos encontramos a las puertas de una nueva Semana Santa, como es la del 2015. Muchos altibajos de emociones transcurridos en el corazón del Sevillano. Así que siente mis palabras y apretújate conmigo en una bulla cualquiera, que ya estamos esperando la primera cofradía e imagina una tarde soleada de resurrección en el coso del baratillo, que pronto lo veras, no te emociones, deja correr los sentimientos, deja que ellos hablen, que tu y yo nos entendemos. Mientras tanto disfruta de la cuaresma sintiendo el perfume, la Fe, la pasión, belleza ó color… la elegancia del momento. Que todo llegará.
Te pido que saborees como cualquier abolengo del lugar, estas dos pasiones como es la Tauromaquia y las Cofradías, que en esta bendita ciudad se bifurcan con un mismo denominador lleno de magia, como es el del arte sublime. Sevilla, Tu nombre sabe a poesía ó a doncella de perpetua risa bañado por tu gracia, lunares y mas lunares hacen vuelo acompasando a lo que se avecina en sus fiestas primaverales entre filas de nazarenos. Así volverán bajo las estrellas una nueva brisa para acariciar tu cuerpo, descubriendo una diferente versión clásica de Capote y franela versos en tierra, zapatilla en racheo costal que va dejando huella que se hacen cunita en la ropa de algún costalero cuando dicen vamos al cielo con ella!!. Sevillania es lo que quiero bajo este buen firmamento, volver a ser niño con zapatitos nuevos. Sevilla Eres la luz de pureza donde me declaro siempre tu amante para perderme por tus callejas.
Nazarenos, olor a incienso, culto y tradición guardan una estrecha relación con otra Fiesta, la de los toros. Y es que desde siempre, los toreros han demostrado su Fe y veneración a las imágenes religiosas de las distintas cofradías de la Semana Santa Sevillana.
Pepe Hillo, Joselito El Gallo o Pepe Luis Vázquez, grandes glorias del toreo sevillano, son sólo una muestra de la larga lista de diestros que han mantenido y mantienen una honda devoción por las imágenes que procesionan en la Semana Santa de Sevilla. El Baratillo, es sin duda, la cofradía más “torera”. Dada la proximidad de la Capilla con el coso de la Real Maestranza de Caballería, antes de la lidia los toreros solían encomendarse a la Virgen de la Caridad, que además es, desde 1939, Patrona de la Vejez del Torero. El Baratillo estrenó en 2002 un llamador muy especial. Se trata de un llamador del paso sobre el que reposan dos ángeles que sujetan un capote de paseo que tiene grabado en su centro la insignia de la Hermandad. Además, el ángel de la derecha lleva en la cabeza una montera.
Esperanza de los toreros Y el Jueves Santo de madrugada, cuando las dos Esperanzas de Sevilla se encuentran con sus fieles por las calles de Sevilla, la Esperanza Macarena y la Esperanza de Triana, hallamos un nuevo detalle de la fe y devoción de los diestros. La dinastía de los Ordóñez, con Antonio Ordóñez (Hermano Mayor de Herandad de la Esperanza de Triana desde 1978 hasta 1982). La Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y María Santísima de la Esperanza Macarena, La Macarena, tiene entre sus hermanos a diversos y populares matadores de toros: Rafael y Pepín Martín Vázquez, Andrés Luque Gago pertenecen a la hermandad. Joselito El Gallo, quien regaló a la Virgen las famosas esmeraldas, precisamente fue por la muerte del Torero en 1920 por lo que la imagen vistió aquel año de luto riguroso. Dávila Miura que vuelve este año a la Maestraza, gracias al compositor D.Abel Moreno le dedicó un pasodoble al torero que lleva sones de la marcha Macarena. Tiene un traje de torear de color verde hoja seca, que todos dicen que es verde Macarena. Aquí se ve una vez más la vinculación de estas dos pasiones como son el mundo Cofrade y la Tauromaquia fundido en uno solo.

No hay comentarios: