jueves, 23 de abril de 2015

Doble Gallo Valiente

Plaza de Toros Real Maestranza de Sevilla. 10º de abono.
Se lidiaron tres toros de Parladé -segundo tercero y quinto-, dos de Juan Pedro Domecq -el primero como sobrero- y un sobrero de El Pilar, bien presentados y de juego desigual. Destacó el tercero.  Mal presentados, descastados y sin fuerzas.
Enrique Ponce, celeste y oro, silencio y palmas tras aviso.
Sebastián Castella,violeta y oro, ovación tras aviso y silencio.
José Garrido, espuma de mar y plata, que tomaba la alternativa, ovación y vuelta al ruedo tras petición de oreja.
La plaza registró tres cuartos largos de entrada, casi lleno.

Tarde infumable la vivida con una ganaderia que no sirvio para nada, con dos gallos de peleas de diferente corte en el piso plaza, se hizo eterno llegando a las 3 horas de festejo. Donde hubo una fuerte y merecida peticion de oreja por la valentia de Garrido en su ultimo toro denegada por la presidencia. El otro gallo frances mando parar la musica de forma rotunda y valiente (aunque algo de razon llevaba) para culminar una faena que no pudo rubricar con la espada.

 José Garrido, que tomó la alternativa, fue el único que dio una vuelta al ruedo, lograndolo en el sexto después de una faena emocionante a un toro complicado después de la cual se pidió la oreja, trofeo que el palco negó. Se dio un arrimon de ordago con su oponente en el ultimo de la noche y digo bien, noche. Un oponente peligroso que lo buscaba y no deja asentar su toreo, tuvo que cerrar con ajustadisimas manoletinas y trincherillas lentas. En el primero de su tarde le dio un galleo por chicuelinas (recordando el dia de su puerta del principe) al caballo. Estuvo atento y fino para hacer quites en la tarde, destacando unas gaoneras.

 También estuvo a buen nivel Sebastián Castella en su primer toro, realizando una faena destacada que no acabó en triunfo porque el torero pinchó reiteradamente.  El tercero de la tarde, de bonitas hechuras, tuvo más movilidad y Castella se dobló bien con él en el inicio de la faena. La primera serie fue ligada y tuvo compostura. También se lució en la segunda tanda con un toro que colaboraba más. Cambió a la zurda y también dejó buenos muletazos. Cuando tomó de nuevo la derecha ( por donde mejor iba el animal) el toro ya estaba más agotado. Al final aguantó parones del toro y acabó por convencer al público a base de valor, parando incluso a la banda que había arrancado a tocar a destiempo. Terminó la faena metido entre los pitones. Pinchó reiteradamente y perdió el triunfo. Ovación tras aviso.

Fueron los contenidos más contundentes de una tarde en la que Ponce tuvo un mal lote, consiguiendo meter en la muleta al sobrero de El Pilar lidiado en quinto lugar. Destacando varias tandas al natural en el primero y algunos molinetes de torero antiguo en su ultimo toro, destacando varias series por el piton derecho y la muleta del diestro muy baja de bella estampa.


Garrido dando vuelta al ruedo despues de que el publico le pida oreja.






No hay comentarios: