lunes, 22 de febrero de 2016

Papel de estraza


Para el que no sea de aquí o si lo sea de la antigua Híspalis, debe entender que todo en esta ciudad gira alrededor de un papel de estraza, allí donde hay uno, hay vida. En él se puede hacer contratos, versos, poesías, apuntes, viandas, retratos, trazos de pasión, autorretratos, iconografías, la pasión a pinceladas…. Un papel de estraza donde se detalla el encargo. Siempre presente en la vida del sevillano.

Su aspecto exiguo y fugaz, pero siempre actual en una reunión para conformar una palabra. En esa palabra siempre hay un Sí. Un sí a un todo, a una Sevilla efímera que se alimenta de esos retales que hacen nuestro futuro. El papel de estraza sevillano, va impregnados de sueños, ilusiones y magia que eternamente se convierten en un Sí.
Y ese Sí, tiene un sabor al resplandor sinónimo de una cruz de guía dorada y destellante. Aroma a una cancela que se abre de par en par. A las sombras con brillos de primavera dejando caer el resplandor cegador dormido que se despierta en primavera. A una cruz alta en el campanario. A los ritos que se hacen gloriosamente una tarde cualquiera, con el calor del verano. A los penitentes del recuerdo. A una tarde de toros. A una media eterna. O un paseíllo con la banda tejera de fondo. Al postre de nuestras abuelas.

Ese Sí sabe a amor, que da acceso a los mejores sentimientos. A una espera que aunque se haga larga, siempre es un Sí. Porque en ese papel de estraza se dibuja mil formas con una misma respuesta, donde se aceptan los sueños prestados. Donde los encontraras disfrazados de tabernas, callejuelas, rincones, atardeceres, ángelus, reuniones o comercios de siglos pasados, que aun aguantan con la fortaleza de Hercules. Rodriguez Ojeda lo soñó, Don Diodoro aposto, Lastrucci lo moldeo, Belmonte lo trazo, y tú que esbozaras?

El público ya se va preparando para las fiestas primaverales sacando su abono de toros maestrante en las taquillas, ahora en marzo es época de renovación o nuevos abonos taurinos, tambien remozando su silla de carrera oficial para la semana santa, preparando sus trajes y mantillas correspondientes e incluso el vuelo de volantes para la feria. Todo empieza a cobrar sentido, mientras en cualquier tertulia de amigos siempre presente un papel de estraza como testigo de las modas y los argumentos o sueños por cumplir, sin dejar de mirar el pasado de donde venimos.


Un ejército desarmado hay en mi interior que poco a poco se va formando, cuadrándose como una legión romana, buscando un papel de estraza para interpretarlos con la gente a la que admiro y maestros de su género. El templo de los recuerdos se va llenando de nostalgia, unas palabras que ahora se muestran en los labios de cualquier sevillano, amante de esta bendita tierra Mariana y se transmutan en reflejos diluyéndose conforme se acerca un paso de palio y comienza a presentirse ese Sí, revelarse que llega la vida con más fuerza para interpretar las quimeras.

No hay comentarios: