miércoles, 13 de mayo de 2015

El alma se desvela



Llegó a casa y se asentó en el parque más bello que jamás se ha descrito y lo dijo sin más, sin preámbulo alguno. De reunirse con todos, sin que faltaran las emociones y pasiones en este bello lugar de la tierra donde se propuso que nunca faltaría el aburrimiento y por consiguiente la locura jugaría cada día.
La intriga se adueño de los sentidos y la curiosidad levantaba la fogosidad donde se unieron el entusiasmo, la Euforia, alegría, nostalgia, melancolía y clasicismo para que todos participaran en hallar de lo que se estaba fraguando.
El triunfo, la generosidad que no alcanzaba más de lo que se pedía, supero a la timidez como vuelo de paloma, para que la voluntad impusiera la libertad de las palabras, que como una ráfaga de viento céfiro, aire de bonanza empezaba a recalar como buganvilla sobre la blanca pared donde la creación empezó a despejar las dudas de su inmensa belleza. Mientras el talento fue encontrando los acordes sublimes para levantar la angustia y que con ella no existiera el olvido. Solo Amor.
Fueron tan felices todos...

Por fin había nacido, se estrenaba como madre. La Naturaleza, que es sabia...

La deliberación fue larga...

Caía ya la tarde de abril en naranja y oro, cuando todos se pusieron de acuerdo. A lo lejos se escuchaba un caballo. Sonaba una guitarra. Las paredes eran blancas, blancas... De ese blanco andaluz que enamora. Hacía calor. Es un pueblo Andalusí y un sentimiento. Era primavera, casi verano.
Y un niño pequeñito, casi bebé, se emocionaba con mil lances lentos. En el parque jugaban todos los que se emocionan con las sensaciones.  El campo en todo su esplendor recibía con afecto la noche, el descanso...

De azabache y la genialidad....nació Sevilla.

No hay comentarios: